Dark Nights: Death Metal # 2 está aquí para demostrar que no has visto nada

Justo cuando pensabas que las cosas no podían ponerse más locas que en el número uno, Dark Nights: Death Metal # 2 está aquí para demostrar que no has visto ni una wea. Más sensacional, tanto en concepto como en ejecución, que su serie predecesora, Death Metal es exactamente el tipo de comics que esperan por meses los fans serios de DC comics.

Dark Nights: Death Metal # 2 es publicado por DC Comics , escrito por Scott Snyder, con arte de Greg Capullo, tintas de Jonathan Glapion, colores de FCO Plascencia y letras de Tom Napolitano. Anteriormente , los lectores fueron introducidos en un mundo devastado gobernado por Batman Who Laughs. Pero la esperanza finalmente surgió de las cenizas cuando Batman apareció con un ejército y Wonder Woman, la guardiana del infierno, mató a Batman Who Laughs.

Ahora, en Dark Nights: Death Metal # 2,  los Caballeros Oscuros restantes están buscando sangre mientras Wonder Woman, Swamp Thing, Wally West y la robada Batmobeast buscan a Batman. Después de llegar a un cementerio que se dice que es una de sus bases de operaciones, el equipo se encuentra con viejos amigos y trabaja para detener a los Caballeros Oscuros para siempre.

La reunión de Batman y Wonder Woman en el tema es dulce y muestra las complejidades emocionales que Snyder puede crear incluso en una serie con un dinosaurio robot de Batman. A pesar de ser comercializado como un libro de Batman, la serie continúa centrada en Wonder Woman. Para ser sincero, esta es mi versión favorita de Wonder Woman. Además de tener algunas de las hombreras más feroces en este lado del metaverso. El aspecto es francamente rudo y el arte de Capullo junto con las tintas de Glapion y los colores de FCO Plascencia la hacen inolvidable.

Dark Nights: Death Metal # 2  es una historia de Wonder Woman, y una buena. El problema sobresale en la creación de ligereza emocional al tiempo que presenta a los lectores conceptos más impactantes a medida que surge una crisis aún mayor.



Matias Alejandro Sanhueza Luengo

Escrito por Matias Alejandro Sanhueza Luengo

Agregar un comentario